Cerámica Iga

Los orígenes de estas piezas cerámicas se remontan a la segunda mitad del siglo VII y el siglo VIII d. C. En esa época, se cocía un tipo de cerámica llamada sueki y en los primeros años se fabricaban potes de semillas para los granjeros. Posteriormente, parece que se produjeron las tejas de los tejados de los templos.
Mucho tiempo después, durante el período Momoyana (1573-1600), cuando la ceremonia del té se había vuelto popular entre la clase guerrera, el nombre de las vajillas Iga asociado con los boles de té en particular se volvió más conocido en la zona, debido en parte al hecho de que el señor feudal del clan Iga Ueno tenía muchos conocimientos del té y la cerámica. Desde principios del período Edo (1600-1868), el grosor de esta vajilla fue reducido por el maestro del té Kobori Enshu y pasó a llamarse Enshu Iga. Alrededor del siglo XVIII, se establecieron las bases del centro de producción actual de Iga Yaki.

Más robusto que el Shigaraki Yaki que se fabrica en el distrito vecino, Iga Yaki es también un poco más pesado. Varios cambios tienen lugar durante la cocción para producir variaciones en el color y la forma según el tipo de cocción que se realice en el horno Son estos yohen, "accidentes afortunados" como la producción de un esmaltado con una calidad parecida a la del vidrio y manchas en la superficie de la cocción, así como formas robustas y colores de las piezas, que caracterizan esta vajilla. Las piezas de vajillas de mesa cotidianas ahora se fabrican junto a piezas de vajillas tradicionales, jarrones de flores, teteras y tazas. Es la responsabilidad del artesano mantener estas formas de cerámica más antiguas.

Características

Son más duras, y de alguna manera más pesadas en comparación con el Shigaraki yaki cercano. Dependiendo de las condiciones dentro del horno durante la cocción, el color y la forma de las piezas cambia en un fenómeno que se llama "yohen", pero el modo en que la sustancia esmaltada llamada vidrio y cómo el esmaltado se quema, y el propio color y formas de las piezas, es lo que distingue a las piezas Iga yaki.

Cómo se crean

Se aplican dos métodos para obtener la arcilla que se usa: primero se rompe la arcilla seca y luego se disuelve en agua y luego se escurre. El resultado es una arcilla que se forma en el torno de alfarero, con la técnica de bobinado o trabajándola con losas. Luego, se marca la superficie con un paño, una espátula u otras herramientas antes de realizar la primera cocción (bisque) y luego se pinta y se aplica el esmaltado antes de someterla a la cocción final.

totop